Hoy soy el único en clase

Quiero hacerme eco de la carta aparecida en Electroniciraq.net, un medio electrónico que intenta recoger la actualidad de la situación de este pais.

La carta ha sido traducida por Nadia Hasan y Caty R. para Rebelión.org, y escrita supuestamente por un niño de 11 años iraquí, Samir Ibraheem. Poco importa si la carta es real o no, si su texto ha sido modelado o corregido, lo importante es el contenido, la descripción de la situación en un país al que hemos reducido a polvo buscando unas armas de destrucción masiva que algún iluminado se da cuenta, ahora, que no existieron. ¿O tal vez buscabamos petroleo? Tal vez sea el petroleo el arma de destrucción masiva que amenaza nuestro mundo. Y es que algún día, si seguimos siendo capaces de matar y destruir en nombre del libremercado, este capitalismo feroz que hemos apuntalado sobre los pozos de petroleo se nos vendrá abajo, o si no lo hará la propia naturaleza harta de que le toquemos el clima con las emisiones de gases.

En fin, una carta que recomiendo leer a aquellos que lloran viendo el crematorio de la hermana de la princesa por los telediarios pero apartan la mirada al ver la destrucción en la ciudad de Sherezade murmurando que ya basta de desgracias por la tele. A otra parte con esos mil y un cuentos.

Tengo 11 años y soy hijo único. Soy estudiante en la Escuela Primaria Mansur de Bagdad. Últimamente me he sentido muy solo en mi clase. Esta semana fui el único estudiante ya que mis compañeros, por diferentes razones, no vinieron a la escuela.

Desde el mes de septiembre pasado, 3 de mis compañeros han sido secuestrados y otros dos asesinados. Uno murió junto a su familia en su casa y el otro fue víctima de la explosión de una bomba hace un mes.
Los demás han huido junto a sus familias hacia Jordania y Siria o sus familias les han prohibido venir a la escuela por miedo a que algo pueda sucederles.

Vivo muy cerca de la escuela. Puedo caminar y llegar en dos minutos. Mi madre me lleva y me recoge todos los días. Ella reza todo el camino hacia la escuela y me dice que no tenga miedo. Me dice que al menos estoy estudiando y que un día voy a ser un hombre importante y dejaré Iraq para siempre.

Todos los días le pasa algo a algún niño de mi escuela y al día siguiente todas las aulas se quedan vacías y permanecen así por lo menos una semana. Las familias y los profesores tienen miedo y desesperación.

Recuerdo que un día, cuando me marchaba de la escuela, cuatro hombres salieron de un automóvil y secuestraron a Jadija, una de mis amigas. Tenía sólo 10 años. Lloré durante varios días, aterrorizado por la idea de que la pudieran asesinar. Sus padres vendieron la casa y el automóvil para poder pagar el rescate y después la liberaron, pero ella estaba tan débil que tuvo que estar hospitalizada durante dos semanas.

Ahora ella y su familia se encuentran en Jordania. La extraño, pero sé que eso es lo mejor para ellos.

La única cosa que me da miedo es que si me secuestran sé que me asesinarán. Mi familia no tiene el dinero para pagar un rescate. Nosotros no tenemos una casa, un automóvil o alguna cosa que podamos vender. Así que por lo tanto seré otra víctima del terror en el que vivimos, pero tengo fe en que Dios me protegerá.

Muchos de nuestros profesores han dejado la escuela. He oído que algunos han viajado al extranjero y otros han dejado de trabajar por razones de seguridad aconsejados por sus familiares. Los extraño a todos. Echo de menos los días en que solíamos correr por la escuela y regresar a casa por nuestra cuenta, sin preocuparnos por la violencia.

Esta semana le pedí a mi madre quedarme en casa también ya que era el único niño en la clase, pero ella insistió en que fuera a la escuela. Estoy asustado pero debo obedecer a mi madre.

Éramos 21 estudiantes y hoy soy en único en el aula.

Cuando alguien me pregunta si tengo esperanza de que las cosas se arreglen y volvamos a vivir seguros les respondo que no, ya que la violencia se incrementa cada día y continúo perdiendo amigos.

Ya no puedo estudiar más. No me concentro y los profesores ya no nos enseñan como antes. Lo que he estudiado estos días son materias que estudié hace dos años. No estoy seguro de que si sigo estudiando de esta manera pueda convertirme en el hombre importante que mi madre cree que seré.

Anuncios