5 famosos tiradores, vistos por el cine


En el puesto número cinco de esta lista de mortíferos tiradores está el supuesto asesino de Martin Luther King. ¿Recuerdan su nombre? Fue condenado a cadena perpetua tras declararse culpable en el juicio. Pero muchos creen que sólo fue un cabeza de turco y que, en realidad, Martin Luther King fue víctima de una conspiración. El nombre del presunto asesino lo revela Mel Gibson en un film titulado, precisamente, Conspiración.

Su nombre es James Earl Ray. Su nivel de inteligencia era tan bajo que rozaba los límites de la discapacidad intelectual, y por eso se dice que pudo ser manipulado por un grupo de conspiradores para que confesara ser el asesino de Martin Luther King. Pero Ray murió en la cárcel hace ya nueve años, a los setenta años de edad, sin aportar datos concretos sobre esa supuesta conspiración, así que quizá nunca sepamos la verdad.

El cuarto puesto en esta lista de tiradores tristemente célebres es para el asesino frustrado de Ronald Reagan. Reagan no murió, pero hubo cuatro heridos: el propio Reagan, alcanzado por una bala que había rebotado contra su coche blindado, dos guardaespaldas, y el secretario de prensa James Brady, que recibió un tiro en la cabeza del que logró sobrevivir, pero que le dejó paralítico. Brady siempre recordará aquel tiroteo, del que fue evacuado en un coche de policía. El infame John Hinckley aún está vivo, ingresado en un hospital psiquiátrico del que se supone que no saldrá jamás. Y es que Hinckley es un desequilibrado que estaba obsesionado con Jodie Foster. De hecho, disparó a Reagan con la idea de impresionar a Foster, imitando a Robert DeNiro en esta escena de Taxi Driver en la que el actor intenta matar a un político. Recuerden que, junto a DeNiro, en esta película también aparecía Jodie Foster.

El tercer puesto de la lista es para el asesino de John Lennon: un fan fatal del antiguo Beatle que le disparó cinco tiros casi en la puerta de su casa. Marc David Chapman es, posiblemente, el asesino que más amenazas de muerte ha recibido. Durante el juicio al que fue sometido, la policía tenía tanto miedo de que algún seguidor de los Beatles o de John Lennon intentara matarle que obligaban a Chapman a llevar dos chalecos antibalas, uno encima del otro. De hecho, en estos momentos Chapman continúa encerrado en la prisión de Attica y no quiere salir porque sabe que, en cuanto ponga un pie en la calle, alguien lo matará. Derbo recordar que se acaba de rodar una película sobre su vida, con el actor Jared Leto encarnando a Mark David Chapman.

En segunda posición tenemos al asesino de Abraham Lincoln, que era muy distinto a los asesinos que hemos visto hasta ahora. No era un loco ni un don nadie: era un actor teatral de muchísimo éxito. Pero era también un firme defensor del bando sudista, el derrotado en la Guerra Civil Americana, y por eso quiso matar al líder de los nordistas ¿Recuerdan el nombre del asesino de Lincoln? La respuesta nos la dan en la película La casa de cera: John Wilkes Booth. Mató a Lincoln en un asesinato que ha sido recreado en muchos films. Entre otros, El nacimiento de una nación: una obra maestra del cine mudo que se rodó en mil novecientos quince, el año del cincuenta aniversario de la muerte de Lincoln.

Y terminamos esta lista de célebres asesinos de gatillo fácil con el asesino de John Fitzgerald Kennedy, que merece el primer puesto de la lista porque seguro que de todos es perfectamente conocido cómo se llama. Lee Harvey Oswald es mostrado como el cabeza de turco de una conspiración para matar a Kennedy, en la película JFK. Pero ojo, porque este film está lleno de datos históricamente falsos, pero que sirven para fortalecer la teoría de la conspiración. Así, está demostrado que Oswald destacó por su excelente puntería cuando sirvió en los marines, tal y como recuerda el instructor de La Chaqueta Metálica. Pero en JFK nos dicen que era un pésimo tirador.

Aquí las imágnes del intento fallido de asesinato re Ronald Reagan a manos de John Hinckley y el forcejeo de su detención, aún impresiona ver como los agentes sacan las UCI’s o tienen que cambiar de coche patrulla al atascarse la puerta del que primero eligen para meter al preso.

Artículo realizado por David Erauskin autor de los libros: “Curiosidades, gazapos y anécdotas de Hollywood” Ed.: Puzzle. 2007; “Cocine” Ed.: eitb. 2005 y “La noche de…” Ed.: Eitb 2004

Anuncios