Love Story: Paul Newman y Joanne Woodward

Mai nos recordó a Paul Newman recientemente, y leyendo su entrada. David me ha mandado este artículo para que lo incluya en Cuerdos de Atar. Nos cuenta la historia de amor entre Paul Newman y Joanne Woodward.


Paul Newman y Joanne Woodward se conocieron en 1.953, trabajando juntos en Broadway, en una representación de la famosa obra teatral “Picnic”. En aquellos años aún no eran famosos y ni siquiera tenían un papel fijo en la obra, porque ambos fueron contratados como actores sustitutos. Cuando algún miembro del reparto no podía asistir a la función, ahí estaban Paul y Joanne para hacerse cargo del papel.

La atracción entre ambos fue inmediata. La joven Joanne Woodward era una atractiva rubia de ojos verdes, y Paul Newman y sus ojos azules estaban en la cima de su belleza. Pero Paul estaba casado: cuatro años antes había dejado embarazada a una actriz llamada Jacqueline Witte y, en los años 50, la única opción ante algo así era casarse.

Para cuando Paul conoció a Joanne, el actor ya tenía 3 hijos. Por eso Joanne Woodward trató de controlar la atracción que sentía hacia él. La joven actriz era hija de padres separados, y no quería que los hijos de Paul Newman pasaran por el mismo infierno por el que pasó ella cuando era niña. Así que, después de un breve pero intenso romance, ella rompió con él. Sin embargo, el destino quiso unirlos de nuevo.

Un año después de aquel romance, Paul Newman recibió un suculento contrato de Hollywood y se fue a vivir a Los Ángeles, dejando a su familia en Nueva York. Y casualmente, Joanne Woodward recibió un contrato similar al mismo tiempo. Eran dos recién llegados en una ciudad en la que no conocían a nadie más, así que empezaron a verse… y la pasión surgió de nuevo.

Sin embargo, aquel era un amor prohibido, y el sentimiento de culpa pesaba cada vez más sobre las conciencias de Paul y Joanne, así que rompieron de nuevo. Pero esta vez, la ruptura casi acaba con Paul Newman. El actor empezó a beber tanto que se hizo alcohólico y, en plena borrachera, sufrió un accidente de coche en el que casi se mata. Aquello le hizo reflexionar y decidió acudir a un psicoanalista. Después de varias sesiones, decidió seguir adelante… con su esposa. Pero el destino volvió a hacer de las suyas.

En 1.957, cuatro años después de conocer a Joanne Woodward, Paul Newman fue contratado para rodar “El largo y cálido verano”. Lo que el actor no sabía es que la protagonista femenina del film iba a ser…¡Joanne Woodward!. Cuando se encontraron en el plató, los dos sabían que las chispas saltarían de nuevo. Pero la que también lo sabía era la mujer de Paul Newman. Jacqueline Witte no estaba dispuesta a ser, una vez más, la esposa engañada. Así que, discretamente, sin montar escándalos y sin pedir ni un céntimo a su marido, le ofreció el divorcio. La pobre Jacqueline había hecho cuanto estaba a su alcance para salvar su matrimonio, pero estaba claro que Paul Newman amaba a Joanne Woodward.

El protagonista de “Dos hombres y un destino” no perdió el tiempo, porque sólo dos días después de recibir los papeles del divorcio, se casó con Joanne Woodward. Fue el 29 de enero de 1.958. Y hoy siguen siendo un matrimonio feliz, medio siglo después. Lo suyo es una auténtica “Love Story”.

Artículo realizado por David Erauskin.

Anuncios