Buenas noches y buena suerte

“Buenas noches y buena suerte” es una buena película con las itención de ser una gran película. Lo mejor, el final, con el speech de David Strathairn interpretando el discurso de Edward R. Murrow en octubre de 1958. Los principales historiadores del período lo consideran una de las grandes figuras del periodismo de su tiempo, se caracterizó por su honradez e integridad a la hora de difundir las noticias. Fue uno de los pioneros de la televisión. Su discurse de 1958 ¿es premonitorio?

“Somos ricos, gordos, comodones y complacientes. Tenemos alergia a la información desagradable o inquietante. Nuestros miedos reflejan esto.

Si no nos levantamos de nuestros gordos traseros y reconocemos que la televisión se utiliza para despistar, engañar, divertirnos y aislarnos, entonces la televisión y los que la financian, los que la miran y los que trabajan en ella, puede que no se den cuenta hasta que sea demasiado tarde.

La historia será la que nosotros queramos, pero si seguimos así la historia se vengará y el castigo llegará pronto.

De vez en cuando, recalquemos la importancia de la información. Soñemos hasta decir que un domingo por la noche, en una franja ocupada por Ed Sullivan, se dedica al análisis del estado de la educación americana. Y una semana o dos después, en la franja de Steve Allen, se dedica a un estudio minucioso de la política en Oriente Medio. ¿Se vería dañada la imagen de sus patrocinadores? ¿se alzarían los accionistas enojados y quejándose? ¿pasaría alguna otra cosa aparte de que unos millones de personas habrían recibido un poco de educación sobre temas que podrían determinar el futuro de este pais y, por tanto, el futuro de las corporaciones?

A los que dicen que la gente no la vería, que son demasiado indulgentes, indiferentes e insensibles, les respondería que en opinión de este reportero hay pruebas suficientes contra esa afirmación. Pero aunque tengan razón, ¿qué pueden perder? Porque si tienen razón y este aparato sólo sirve para entretener y aislar, entonces el tubo empezará a parpadear y veremos que toda la lucha se ha perdido.

Este aparato puede enseñar. Puede iluminar y, sí, puede incluso inspirar. Pero sólo puede hacerlo si los humanos están dispuestos a usarlo con ese fin. De lo contrario, solo son cables y luces en una caja.”

Anuncios