El Perdón

Una vez conocí a un tipo. Apenas pasaron unas horas descubrí que me había mentido. Volví a verlo una segunda vez y de nuevo fui víctima de sus mentiras. No supe más de él y lo único que puedo decir acerca de esta persona es que es una mentirosa.

Tengo un amigo casi desde la infancia – en realidad tengo varios, pero solo voy a hablar de uno de ellos – al que he visto y coincidido con él en multitud de ocasiones. Como es lógico, muchas más de dos. De él no sé qué decir con exactitud, no puedo decir que sea ni bueno ni malo, ni arrogante, ni humilde, ni hipócrita ni honesto. Y resulta que él me mintió muchas más de dos veces.

Supongo que todos somos un poco buenos y un poco malos y en ese porcentaje en el que nos conocemos, nos aceptamos y nos sabemos reside la capacidad para el perdón.

Anuncios