Educación y Manipulación

Educación; del latín educere “guiar, conducir”

Si hay un problema sin solucionar en el mundo actual, y aún más en nuestro país es el de la educación. Ya parecemos resignados a que los planes de estudio estén subordinados al sistema y traten de adoctrinar en vez de educar. Los profesores se han convertido – salvo excepciones – en administrativos de los conocimientos básicos.

Los padres están tan ocupados en sus trabajos y sus hipotecas que en su tiempo libre sólo quieren ocio y consumo. De esta forma el papel de educador de sus hijos recae en la televisión – convertida en un máquina de crear entretenimiento – o en el mejor de los casos en otros agentes como catequistas, monitores de tiempo libre, entrenadores deportivos y demás. La cuestión es si todos estos educadores (padres, profesores, televisión, monitores de actividades extraescolares, etc.) en realidad educan o simplemente manipulan llevando al niño a su terreno.

Después de discutir sobre la diferencia entre educación y manipulación en la mesa de un bar – qué mejor sitio para analizar los males del mundo – recordé este parrafo perteneciente a “El Arte de Amar”. Libro del psicólogo y humanista Erich Fromm. En sus palabras distingue entre manipulación y educación. Después es cuestión de cada cual y de su propia experiencia sentirse educado, manipulado, educador o manipulador. (Aunque yo creo que si es capaz de entender el texto y plantearse esto último, seguramente será, probablemente, gracias a su educación).

En un niño hay ciertas potencialidades que pueden no desarrollarse: las de amar, ser feliz, utilizar la razón y otras más específicas como el talento artístico por ejemplo. Son las semillas que crecen y se manifiestan si se dan las condiciones apropiadas para su desarrollo y que pueden ahogarse cuando estas faltan.

De estas condiciones, una de las más importantes es que la persona de mayor influencia en la vida del niño tenga fe en esas potencialidades. La presencia de dicha fe es lo que determina la diferencia entre educación y manipulación. Educación significa ayudar al niño a desarrollar sus potenciales. Lo contrario de la educación es la manipulación que se basa en la ausencia de fe en el desarrollo de las potencialidades y en la convicción de que un niño será solo como corresponde si los adultos le inculcan lo que es deseable y suprimen lo que parece indeseable. No hay necesidad de tener fe en un robot.

Anuncios