Diarios de Motocicleta

Mañana, 9 de Octubre se cumplen 40 años del asesinato de Ernesto “El Che” Guevara. Parece que la figura del guerrillero argentino va a volver a ponerse de moda – si es que alguna vez dejó de estarlo – ya que Steven Soderbergh (Traffic, Syriana) está preparando dos películas sobre su figura. Hasta que podamos ver en la gran pantalla la vida de El Che tendremos que conformarnos con “Diarios de Motocicleta”, que retrata la juventud de Guevara hasta el punto en el que comienza la historia dirigida por Soderbergh .

Después de hacerse conocido por su ópera prima “Estación central”, ganadora de un Oscar en 1998 y tras filmar la poco conocida “Detrás del sol”, ” Diarios de motocicleta” supuso la consagración del director brasileño Walter Salles.

La película cuenta con la producción de Robert Redford, uno de esos norteamericanos que ha descubierto en su madurez que el corazón late a la izquierda. El guión esta basado en los libros “Notas de viajey “Con el Che por Sudamérica” escritos por Ernesto Guevara y Alberto Granado respectivamente.

La película nos muestra el lado más humano de Ernesto Guevara antes de convertirse en el Che que más tarde cambiaría la historia de América latina.

Todo el viaje por América latina nos muestra la grandeza de los paisajes y la miseria de sus gentes. Destacar los increíbles planos que se suceden a lo largo de la película de toda la geografía sudamericana, que incitan a viajar pero que no restan protagonismo a Ernesto y su compañero.

El punto de inflexión de la película es el encuentro en chile de los protagonistas con dos obreros comunistas. Ernesto Guevara queda inseminado con las ideas que al madurar darán vida al Che.

La película se debate entre cierto tono de road movie y de documental, cuando los protagonistas dialogan con la gente de los diferentes países visitados a lo largo de su aventura. El film es ágil y su ambientación es buena, situando al espectador en el corazón de Sudamérica.

La película cobra un mayor sentido debido a que habla de la figura del Che. De esta forma, el espectador rellena los huecos ideológicos de los que esta desprovista la narración con su propio conocimiento del personaje. Y es que “Diarios de motocicleta” al igual que las “Notas del viaje” de Guevara, al que sigue fielmente, esta lejos de ser un panfleto marxista, aunque su falta de doctrinismo le lleva en ocasiones a exagerar la bondad del personaje, lo que queda patente en la escena en la que Ernesto cruza a nado el río de noche entre el jaleo de todos los presentes para romper la separación entre los sanitarios y los enfermos del leprosario, en una escena ficticia con un claro tono hollywoodiense.

No encuentro mejor frase para resumir la idea de este retrato sociológico de Sudamérica y del que fue uno de sus mitos que la de su propio cartel publicitario,”Deja que el mundo te cambie y tú podrás cambiar el mundo”.


Jorge Drexler obtuvo el Oscar a la Mejor Canción Original por “Al otro lado del Rio”, lel tema principal de la banda sonora de Diarios de Motocicleta.

Anuncios