Consulta

Ibarretxe asegurá en la ETB que va a preguntarle a la sociedad su opinión en un consulta. Me emociono y quiero saber sobre qué voy a tener que dar mi opinión. Busco la información y entre mucha paja y vaguedad, tras leer el discurso de Ibarretxe en el parlamento vasco, llego a la conclusión de que nos va a pedir permiso para que los politicos dialoguen, hablen y negocien. Vaya. Y yo que pensaba que ese era su trabajo.

Supongo que el resultado de esa consulta sería ampliamente favorable, ya que para que los politicos no hagan su trabajo no hace falta consultarnos, ya es costumbre. Sin embargo es muy probable que no le dejen realizar la consulta. Y él lo sabe, con lo cual simplemente está configurando un plan para poder decir que él se lo ha currado pero que otros no aprueban su trabajo. En resumen, está perdiendo el tiempo.

Y todo esto a largo plazo, con un referendum planeado nada menos que para el 2009. Es decir, que van a estar decidiendo si trabajan o no, o en sudefecto, realizando un trabajo valdío durante dos años, en vez de hacer algo util, como lo sería administrar nuestra finca, que para eso les pagamos y les elegimos. Se me ocurre trasladar esta situación a cualquiera de nuestras empresas y… no, en definitiva esto solo sería factible en la administración pública.

Después de una hora de entrevista dándole vueltas a su consulta, a la importancia de darle la voz a la ciudadanía, y dejando claro que está trasladando la voluntad de lo que escucha en la calle, el periodista le pregunta sobre el problema de la vivienda. Me emociono de nuevo. Algo interesante por fin. Ibarretxe despacha la pregunta en una frase. “No hemos acertado en la políticas aplicadas y habrá que mejorar”. Decepción otra vez, eso suena a un vuelva usted mañana que ahora estamos muy atareados decidiendo si vamos a trabajar o no de aquí al 2009.

Puestos a escuchar a la calle, ¿Qué tal si leemos las paredes?. Esto es lo que a fin de cuentas me ha dejado tanta consulta popular:

Anuncios