15 Días en Agosto


El pasado Domingo leía en la columna de Rafael Reig en Público:

Para mí el verdadero problema es que trabajamos demasiadas horas al día. En su Breve historia del mundo, H. G. Wells evoca con nostalgia irrefrenable la prehistoria, cuando se trabajaba durante dos o tres horas al día; el resto del tiempo lo dedicaban a pintar animales en las paredes de las cuevas, a dormir, a decorarse el cuerpo, a jugar y a una actividad sexual silvestre, insistente y caprichosa. Se morían con pocos años, es verdad; pero, como dice la Biblia, “morían llenos de días”. Con ese régimen de vida, a mí no me sorprende su espectacular potencia creativa: fueron capaces de descubrir el fuego, el lenguaje, el más allá, el arte, los dioses, el amor, la agricultura… Desde entonces hemos ido a menos y trabajamos más sin saber todavía para qué lo hacemos.

Seguir leyendo…

Sus reflexiones me recordaron un corto que vi hace poco, titulado “15 días en Agosto” y que a través de la clarividencia de la sencillez de la mirada de un niño, llega a las mismas conclusiones que toda la experencia vital de Rafael Reig.

15 días en agosto ha sido creado por Edu Glez de Tropo Films, en Adobe Premiere y Corel Photo Paint.

Anuncios