Distopías (I): Desde la utopía.

En el siglo XVI Tomás Moro escribió “Utopía”. El título de la novela daba nombre a un lugar ficticio en el que se describía a una sociedad (ideal para el autor) organizada racionalmente. Utopía es una comunidad que establece la propiedad común de los bienes, no se envía a sus ciudadanos a la guerra, predomina la igualdad, la justicia social y la educación. Toda la organización social de la isla apunta a disolver las diferencias y a fomentar la igualdad.

El término utopía ha pasado al lenguaje común para designar lo imposible por su optimismo. La RAE lo define como plan, proyecto, doctrina o sistema optimista que aparece como irrealizable en el momento de su formulación. En la sociedad actual se utiliza con un peso negativo para desacréditar aquellas ideas que lleven el debate social e ideólogico más allá del sistema.

Nuestro mundo dista de ser una utopía, sin embargo cada vez más se parece a alguna de las distopías que la literatura ha alumbrado.

Una distopía es una utopía negativa donde la realidad transcurre en términos opuestos a los de una sociedad ideal,en general, en una sociedad opresiva, totalitaria o indeseable. El término se utiliza en general como antónimo de utopía para hacer referencia a una sociedad ficticia en donde las tendencias sociales se llevan a extremos poco menos que apocalípticos.

Aunque las distopías se han convertido en un fértil campo para que el cine y el comic siembren su imaginación, las más sociológicas de ellas, representadas en tres clásicos de la literatura como son 1984, Un mundo feliz y Farenheit 451 arrojan una visión tan desagradable como precisa de nuestra sociedad actual.

Orwell, Huxley y Bradbury escribieron tres novelas de anticipación interesantes para entendet la sociedad actual, la politica, el poder, el sistema, la cultura… pero sobre todo para entender la evolución de la industria de los medios de comunicación y su influencia en la opinión pública como formadores de habitos y pensamiento.

El término utopía, referido a algo inalcanzable, está registrado en el diccionario de la RAE. El término distopía, que tan real resulta para describir lo que nos rodea, no está recogido por los académicos.

Anuncios