Mentiras a medias y verdades piadosas

Hoy iba en apretado en el metro contra dos estudiantes de bachillerato (o como se llame ahora), que iban repasando los apuntes del examen de Socrates. Ya no recuerdo en profundidad el pensamiento socrático, y no sé si esto es del todo correcto. Uno le decía al otro que Socrates defendía la busqueda de la verdad por encima de todo. Por ello contaba con dos enémigos ideológicos de su República. Los sofistas, que anteponían el argumento en el lenguaje a la verdad, y los políticos, para los cuales la verdad no tenía valor alguno, solo el objetivo.

Parece mentira que los griegos ya tuvieran claro cual es la labor de un político. Al llegar al trabajo y leer las noticias me enfrento con la cruda verdad de que más de dos milenios después, los políticos han evolucionado muy poco desde sus antepasados griegos.

http://video.publico.es/videos/v/3669/0/medium

Anuncios