Cittá eterna

Como todo, vivir en una gran ciudad tiene sus lados buenos y sus lados malos, igual que vivir en un pueblo, pero creo que aquí ganan las buenas. Si, es incomodo tener que tomárselo todo con tiempo y pasarse horas en los transportes publico para llegar a tus destinos, pero vas por la calle y nadie te juzga, nadie te mirara extrañamente porque seas x o hayas hecho y.

No tendrás tus bares de confianza, en los que compartir birras con los amigos, pero tendrás oportunidad de salir cada día en un lugar diferente, con amigos diferentes.

La vida es mas difícil, hay que pensar para casi todo y casi nunca sabes seguro por donde tienes que ir, pero en eso esta el encanto, en caminar y poder admirar lo que nos ofrece esta gran ciudad.

Hoy foto de un día de paseo. El Colosseo al anochecer.

Anuncios