Distopías (II): Trilogía de la anticipación

Tres novelas escritas enla primera mitad del pasado siglo conforman una inquietante trilogía de la anticipación por el grado de acierto de su analisis de la sociedad futura – actual para nosotros – y del caracter del ser humano.

La primera es “Un mundo feliz” de Aldous Huxley que por ser cronólogicamente la primera tmabién debe considerarse referencia de las otras dos. Huxley da la visión más sociológica de la sociedad que se espera. “1984” de Orwell es la distopía política por excelencia y “Fahrenheit 451” de Ray Bradbury, nos muestra la evolución cultural de la sociedad. Tres areas, tres visiones, de la conjución de ellas sale un resultado escalofriantemente parecido al mundo que nos rodea.

«¡Oh qué maravilla!
¡Cuántas criaturas bellas hay aquí!
¡Cuán bella es la humanidad!
¡Oh mundo feliz,
en el que vive gente así!»
William Shakespeare, “La tempestad”


“Un mundo feliz” de Aldous Huxley, escrita en 1932. La novela anticipa el desarrollo industrial y su influencia en la sociedad. El mundo aquí descrito podría de hecho ser también una utopía, aunque irónica: La humanidad es desenfadada, saludable y avanzada tecnológicamente. Se han erradicado la guerra y la pobreza, y todos son permanentemente felices. Sin embargo, la ironía es que todas estas cosas se han alcanzado tras eliminar muchas otras: la familia, la diversidad cultural, el arte, la literatura, la religión y la filosofía.

“La libertad supone responsabilidad.
Por eso la mayor parte de los hombres la temen tanto.”
George Bernhard Shaw

1984 escrita por George Orwell en 1948. Un estado omnipresente encarnado en la figura del Gran Hermano obliga a cumplir las leyes y normas a los miembros del partido totalitario mediante el adoctrinamiento, la propaganda, el miedo y el castigo despiadado. La novela dejó para la historia al siempre presente y vigilante Gran Hermano, el miedo como intrumento de control representado en la habitación 101 y en la policía del pensamiento y la neolengua, adaptación del inglés en la que se reduce y se transforma el léxico (lo que no está en la lengua, no puede ser pensado).

El término Orwelliano se ha convertido en sinónimo de las sociedades u organizaciones que reproducen actitudes totalitarias y represoras como las representadas en la novela.

“Si os dan papel pautado, escribid por el otro lado.”

Juan Ramón Jiménez

Farenheit 451 fué escrita por Ray Bradbury en 1952. Una civilización donde la libertad no está permitida. La lectura está absolutamente prohibida y los bomberos queman los libros. Conversar, pasear, o cualquier actividad que induzca al pensamiento está mal vista. Tan solo está permitida y fomentada la T.V. pública.

La sociedad vive en un perpetuo estado de cómodo conformismo, sometida a un constante influjo mediático en forma de gigantescas pantallas planas de televisión interactiva, aislados perpetuamente mediante auriculares personalizados. La personas se hallan instaladas en una burbuja de abotargada felicidad en la que el tiempo transcurre uniforme y sin sobresaltos. Los planes de estudio se han ido reduciendo y está prohibida la lectura de cualquier tipo de libro que con su caótica mezcla de ideas y contradicciones, conducen sin duda a la necesidad de reflexionar y plantearse las cosas, y por tanto, a la infelicidad.

Anuncios