La sconfitta di Prodi

Quien tuviera a nuestos representantes por personas educadas, que van al Parlamento a hacer buen uso de su nombre y parlamentar, tal vez se haya acordado de Marx, – Groucho, el humorista, aunque hablemos de política – cuando decía, «Caballeros… Disculpen si les llamo así, es que aún no les conozco bien».

Prodi dimitió tras quedarse sin apoyo. Un pleno muy a la italiana, con insultos, brindis e incluso poesía; citando a Neruda fue como el miembro del Udeur, Mastella, hizo saber que votaría en contra.

“lentamente muore chi diventa schiavo dell’abitudine, ripetendo ogni giorno gli stessi percorsi, chi non cambia la marcia, chi non rischia e cambia colore dei vestiti…”

Ahora llega lo difícil para Italia, después de las celebraciones y desilusiones de estos días, deberán decidir si van a las urnas o crean un gobierno provisional. El Cavaliere quiere acabar con esto cuanto antes, le daría una victoria casi segura. Veltroni quiere atrasar las elecciones el mayor tiempo posible, para celebrarlas una vez cambiada la ley electora.

También aquí empieza la pelea…

Anuncios