The Police en el BBK Live

Cuando era un adolescente y empezaba a trastear por las tiendas de discos con al intención de empezar mi colección de música, The Police ya habían pasado por su mejor época y se habían separado.

Sting empezaba a sonar mucho en las radios con “Englishman in New York”, y dejaba de ser ese tío que defendía el Amazonas, salía con unas pintas muy raras en Dune y hacía los coros del Money for Nothing de mis adorados Dire Straits.

Unas navidades salió el Greates Hits de The Police y aquello fue colosal, sonaron de nuevo en todas las televisiones, los bares y las radios. Every breath you take dejó de ser la canción del anuncio de Schweeps (por cierto, cantada por un desconocido Sergio Dalma).

Descubrimos De do do do de da da da, So lonely o Message in a Bottle llanaban de energía los bares y King of Pain o Walking on the Moon sonaban de forma especial con el sesgo de la aguja del tocadiscos sobre el vinilo.

18 años después unos cincuetones The Police han vuelto a renacer, ahora no es gracias al revival si no a la revolución que ha supuesto Internet para el mercado musical y la obligación a la que se han visto sometidos los músicos de salir a la carretera de nuevo.

The Police demostraron ser unos auténticos profesionales y solos los tres, Sting al bajo, Andy Summers a la guitarra y Stuart Coppeland al abatería defendieron una veintena de cancioens que ocmponen lo más florido de su repertorio. Sin una concesión al aburrimento ni rollos mesianicos como los que nos ofrece Bono en sus conciertos con U2 (pese a ser Sting tan comprometido o más que el Irlandes), el concierto fue entretenimiento puro.

Dejamos un pequeño video que grabamos en Kobetamendi rodeados de unas cuantas decenas de miles de personas. Así lo vimos.

Próxima estación: The Boss

Anuncios