Discurso histórico

Tal vez sea hora de meterse a fondo en las elecciones americanas, ¿Qué está pasando?, por ahora, Obama ha dado un discurso en la convención demócrata que la prensa norteamericana tilda de histórico. McaCain intenta apagar los ecos del discurso haciendo público el nombramiento de una mujer (qué sorpresa), como vicepresidenta si gana. ¿Será suficiente el discurso de Obama para ganar?. Aún queda la convención republicana y los debates.

DOS DISCURSOS HISTÓRICOS SEPARADOS POR 45 AÑOS

Barack Obama: 28 de agosto de 2008

– Tenemos las mayores fuerzas armadas sobre la Tierra, pero no es eso lo que nos hace fuertes. Nuestras universidades y nuestra cultura son la envidia del mundo, pero no es por eso por lo que el mundo se acerca a nosotros. Es el espíritu americano, esa promesa americana que nos empuja cuando el camino se hace incierto. Esa promesa constituye nuestra mayor herencia. (…) ¿Cuál es esa promesa? Es una promesa que dice que cada uno de nosotros tenemos derecho a hacer con nuestra vida lo que queramos, pero que también tenemos el deber de tratar a los demás con dignidad y respeto.

Cada uno de nosotros puede perseguir sus sueños individuales, pero tenemos que seguir juntos como una familia americana para que las siguientes generaciones puedan también perseguir sus propios sueños.

McCain ha votado a favor de George Bush el 90% de las veces. A él le gusta hablar del buen juicio, pero ¿qué buen juicio puede tener alguien para creer que Bush está en lo cierto más del 90% de las veces?

Martin Luther King: 28 de agosto de 1963

– Hace un siglo, un gran americano firmó la Proclamación de Emancipación. (…) Pero, cien años después, los negros todavía no son libres. Cien años después, la vida de los negros sigue todavía tristemente atenazada por los grilletes de la segregación y por las cadenas de la discriminación. Cien años después, los negros todavía siguen languideciendo en los rincones de la sociedad americana y se sienten como exiliados en su propia tierra.

No estaremos satisfechos en tanto la movilidad básica del negro sea de un gueto pequeño a uno más grande. Nunca estaremos satisfechos en tanto a nuestros hijos les sea arrancado su ser y robada su dignidad por carteles que rezan

“solamente para blancos”. No podemos estar satisfechos y no estaremos satisfechos en tanto un negro de Misisipi no pueda votar y un negro en Nueva York crea que no tiene nada por qué votar.

Tengo un sueño: que mis cuatro hijos vivirán un día en una nación en la que no serán juzgados por el color de su piel, sino por su reputación.

Anuncios