Día 8: El día después

Ayer nos fuimos de fiesta a una de las discotecas más conocidas de San Sebastián, en la noche del jurado joven. La fiesta no es que fuese gran cosa pero siempre esta bien vivir el festival fuera de los cines. Como podéis imaginar, esta mañana el despertador no ha podido levantarme y me he perdido la primera película del día.

Llego al Kursaal un par de horas más tarde y no veo más que caras de resaca, gafas de sol y coca-colas. La fila es más corta de lo normal pero poco a poco va apareciendo más gente. Nada funciona bien: no nos fichan al entrar, la proyección empieza hora y cuarto más tarde debido a los problemas que tiene la película para llegar a Donosti, pero nadie se enfada. No hay fuerza para eso.

Empieza la película. Hoy su mayor reto es conseguir que no nos durmamos pero nada más ver el principio me doy cuenta de que será difícil aguantar. Una película de ciencia ficción, futurista, con personas conectadas a cables estilo Matrix y pantallas en las que guardan sus recuerdos. Vamos, que no ha convencido nada y al final se ha llevado el voto del sueño.

El día no ha dado para mucho más, igual que esta cuerda y su crónica. Mañana nos vamos a la gala del premio Donosti a Meryl Streep. Ya os contaremos.

Anuncios