Homenaje a Paul Newman


Los brillantes ojos azules de Paul Newman se han apagado para siempre. El protagonista de “Dos hombres y un destino” murió el pasado jueves, a los 83 años de edad, víctima de un cáncer de pulmón. Pero seguirá vivo en las pantallas, porque deja a sus espaldas 81 películas, teleseries y telefilms, que le han convertido para siempre en una leyenda de la interpretación. Y lo curioso es que, en su juventud, sus padres ¡no querían que fuese actor!

SU JUVENTUD

Su nombre completo era Paul Edward Newman, nació en Ohio, su madre era de origen húngaro y su padre, de religión judía, era de origen alemán. El padre de Paul tenía una tienda de artículos deportivos y esperaba que su hijo heredara el negocio familiar. Pero el joven Paul Newman tenía otros planes, y renunció dos veces a hacerse cargo de la tienda de su padre. La primera vez fue porque estalló la Segunda Guerra Mundial, y Paul se alistó en el ejército del aire. Quería ser piloto… pero no le dejaron pilotar ningún avión porque se descubrió ¡que era daltónico! Así que tuvo que conformarse con un puesto de telegrafista, en una base militar de Hawaii.

Al terminar la guerra y volver a Ohio, Paul Newman renunció por segunda y última vez a ocuparse del negocio familiar. En vez de eso, hizo las maletas y se mudó primero a Nueva York y luego a Los Ángeles, persiguiendo un sueño: ser actor.

SUS COMIENZOS

Al comienzo de su carrera, Paul Newman no conseguía muchos papeles, así que para llegar a fin de mes tuvo que trabajar como vendedor de enciclopedias, peón de granja y recogepelotas en un campo de golf. Y cuando al fin le dieron un papel importante en una película, Paul tuvo la mala suerte de que fuese en… “El cáliz de plata”: un rotundo fracaso de crítica y público. El propio Newman reconocía que su interpretación en este film fue nefasta. Y por ello, cuando “El cáliz de plata” se emitió por primera vez en la televisión de Estados Unidos, el actor pagó de su propio bolsillo varios anuncios en periódicos y revistas, en los que públicamente pidió perdón por esta interpretación.

Por suerte para Newman, el fracaso de “El cáliz de plata” pasó muy pronto al olvido. Y es que el actor pudo demostrar su verdadero talento, y convertirse finalmente en una estrella, gracias a films como “Marcado por el odio” o “El largo y cálido verano”, que rodó al lado de la rubia Joanne Woodward: el gran amor de su vida.

SUS AMORES

Paul Newman y Joanne Woodward han estado nada menos que 50 años casados, han tenido tres hijos y han sido, sin duda, la pareja más estable de Hollywood. Lo que pocos recuerdan es que, al casarse con Joanne Woodward, Paul Newman abandonó a su primera esposa. Se llamaba Jacqueline Witte, estuvieron nueve años casados y también tuvieron tres hijos. Se dice que el hijo mayor de Jacqueline y Paul, Scott Newman, nunca pudo superar el divorcio de sus padres, y que por eso cayó en el mundo de las drogas. El pobre Scott murió de sobredosis cuando sólo tenía 28 años, y durante mucho tiempo Paul Newman se culpó de haberse preocupado más por conseguir una carrera llena de premios que por la vida de su hijo.

SUS PREMIOS

A lo largo de su carrera, Paul Newman recibió nada menos que 10 nominaciones al Oscar, y ganó 3 Oscar. El primero lo obtuvo bastante tarde, a los 61 años de edad, y fue un Oscar Honorífico por el conjunto de su carrera. Lo curioso es que a Newman todavía le quedaba carrera para rato, y la prueba está en que, sólo un año después de recibir el Oscar Honorífico, ganó el Oscar de Mejor Actor Principal por su papel en “El color del dinero”.

Newman recibió su tercer Oscar siete años después del segundo, y no se lo dieron por ninguna película. Fue un Oscar Especial por su extraordinario apoyo a toda clase de causas benéficas. Y es que, al parecer, la muerte de su hijo Scott hizo que Paul Newman se replanteara su vida, decidiendo preocuparse menos por sí mismo y más por los demás. Con ese fin, fundó la empresa de productos alimenticios “Newman’s Own”, que dona todos sus beneficios a obras de caridad y que obtiene grandes ventas gracias, en parte, a contar con el rostro del actor en la etiqueta, como reclamo publicitario. A través de las ventas de esos productos, se calcula que Paul Newman ha donado a beneficencia, a lo largo de su vida, más de 175 millones de dólares. Su generosidad le hace todavía más legendario.

SU LEYENDA

La leyenda de Paul Newman se engrandece aún más si recordamos que figura en el libro Guiness de los récords por haber sido el piloto más anciano en ganar una carrera de automovilismo. Y es que Newman era un apasionado de los coches que poseía su propia escudería, que compitió como piloto en muchas carreras y que, cumplidos los 70 años de edad, se hizo con la victoria en las 24 horas de Daytona. Fue esa carrera la que le hizo entrar en el Guiness… pero fue su carrera como actor la que hace que todos nosotros le recordemos. Paul Newman nos ha dejado para siempre, pero sus ojos seguirán brillando en las pantallas. Descanse en paz.

(Reportaje emitido originalmente por ETB2 en “La noche de…” y amablemente cedido por su autor a este blog)

Anuncios