El secreto de sus ojos

Con historias que en principio poco tienen de nuevas, un crimen del pasado, un amor sin resolver, Campanella logra una película de las que hacía tiempo no veía en el cine. Si, una de esas de las que sales con sensaciones difícilmente describibles pero que te hacen seguir manteniendo la ilusión en el cine.

En la película se nos cuentas diferentes historias, en diferentes tiempos, que Campanella consigue unir de manera casi perfecta. A parte del gran trabajo de los actores principales, Darin y Villamil, como de los secundarios, Campanella demuestra un gran manejo de la cámara durante toda la película, en especial en el plano secuencia del estadio, que aunque tenga truco, sigue siendo increíble.

En el Zinemaldia no se llevó ni un solo premio pero suponemos, o eso queremos pensar, que el tiempo pondrá las cosas en su lugar y esta película obtendrá el reconocimiento que se merece. Por ahora, ya va camino a los Oscar. Os dejo el tráiler.

Anuncios