Maestros

Mayo del 68 le pilló estudiando Ciencias Políticas en Madrid. Debió hacer buen fondo físico corriendo delante de los grises porque Roberto, a sus 76 años, merodeaba pasada la 1.00 de la madrugada por la Acampada de Donostia y seguía bien despierto las deliberaciones de todos los grupos, y en concreto del de comunicación.

En un descanso del debate Roberto se nos acercó y se presentó: Esto que estais haciendo está muy bien. Es genial. Es genial. – A nuestras preguntas nos contó su experiencia.- Nosotros eramos unos brutos, queríamos cambiarlo todo de golpe y así nos fue. Pero lo vuestros es genial. Los franceses sí, esos eran aún más brutos y además se unieron con los obreros, hicieron huir a De Gaulle. Pero no era lo mismo. Esto es mejor.

Le dijimos que aquí nos hacían falta voces como la suya. Este movimiento necesita maestros. Sonrió y se interesó más por averiguar nuestros nombres y nuestras profesiones. Y una vez que pudo dirigirse a nosotros como Maider y Pablo siguió dándonos su opinión. He contado en vuestro grupo siete chicas y cuatro chicos. Eso está genial. Las mujeres sois importantes. Vosotros aquí hablais desde las entrañas, nosotros hablabamos desde la cabeza. Esto está mejor.

Después de los piropos dejó para el final la crítica: Esta tarde, paseando por el Boulevard he visto pintadas de Sahara Libre y después han venido con pancartas de Presoak Etxera, aunque no les han dejado ponerlas, eso ya no me gusta tanto, teneis que mantener el mensaje, que una a la gente, no os contamineis. Seguid adelante, esto es genial.

En ese momento llegaron los responsables de contenidos de la recién estrenada web de Acampada Donostia y grabando el final de este video nos interrumpieron. Roberto se disculpó, es tarde y tengo que irme a casa. Conseguimos que nos prometiera que iba a volver. Espero que no encuentre nada más que le moleste.

Anuncios