#15m frente al congreso

A las siete en la plaza de Canalejas había casi más prensa que manifestantes. Un grupo de trabajadores de Ups, todos con camisetas amarillas eran los únicos que empezaban a hacer ruido cuando de pronto, desde Sol llegaba un gran grupo de gente en manifestación. Era el grupo que había salido desde Lavapies y ha ido recogiendo gente por el camino. Antes de llegar al congreso, como era de esperar, bloqueo de la policia, lo que no ha impedido que la concentración haya seguido allí mismo.

La media de edad era superior a lo que siempre se comenta en este tipo de actos, supongo que será porque a la generación ni-ni, como no tenemos trabajo, los recortes y los despidos no nos tocan tan de cerca…(modo ironía on) La gran mayoría estaba entre los 30 y los 60.

A parte de los gritos habituales, algunos más relacionados con los derechos de los trabajadores como “reforma laboral a la patronal” o “hace falta ya una huelga, una huelga, hace falta ya, una huelga general”. Aproximadamente una hora y media después de llegar, un chico ha leído los cambios que traerá la reforma, que han sido recibidos con los brazos en cruz, dejando claro que no había consenso. Terminado el resumen de la reforma, todos gritaban “este contrato pa los del congreso”
“O pasamos o acampamos” se le gritaba a la policía entre muchas otras cosas (a vosotros también os han bajado el sueldo, etc.) y una gran ovación a recibido a una pareja que llegaba con una tienda de campaña desde Sol. A partir de este momento, la policía ha ido en aumento y ya portaban cascos como para impresionar a los allí presentes pero nadie se inmutaba; seguían pidiéndoles que se uniesen.
Los sindicatos también han recibido gritos y quejas en esta protesta “donde están, no se ven, comisiones y ugt” se gritaba cuando alguien ha contestado “yo sí sé donde están, están con la patronal”
Cuando parecía que todo se calmaba y aquello empezaría a ir a menos, han llegado refuerzos desde Sol, trayendo agua y comida por lo que daba la impresión de que nadie quería moverse. Un rato después, Roman, aquel hombre al que descubrimos los primeros días de la acampada y conocimos mejor gracias a la entrevista de @periodismohumano se ha hecho con el altavoz y ha conseguido animar a todos. “Este hombre, si nos representa” gritaban todos. “Que dejen pasar a nuestro portavoz” pedían otros. El encantado de estar en la salsa. Mientras Sol tenía este aspecto.
(El lugar de las asambleas a las 22.45)
A las doce, después del minuto de silencio habitual hemos dejado la calle llena de gente que gritaba a la policía “iros a casa, nosotros vigilamos”, arrancando más de una sonrisa.
Anuncios