Mis razones para salir a la calle el #19J

Desde hace años no he tenido demasiados problemas para encontrar trabajo y cuando vi hacia dónde iba la crisis (a destruir empleo sin sentido) decidí emprender, montar mi empresa y no tener que depender de otros para ganarme la vida.  Si bien es cierto que tuve que pasar por un lodazal de ETT’s antes de llegar a la estabilidad laboral.

Siempre advertí del problema de la burbuja inmobiliaria y pese a que alquilar era “tirar el dinero”, no tengo una hipoteca que me ahogue y amenace con hacerlo. Además nunca he sido amigo de los bancos con lo que no tengo ningún crédito que pagar.

Estudié EGB, en la universidad el Plan del 84, el último de una duración considerable. Nunca he votado ni a PP ni a PSOE y he participado en todas las elecciones desde que cumplí 18 años.
Tal vez pueda pensar que soy un privilegiado en tiempos de crisis, y podría decirles a los parados y a los hipotecados: “ya os lo dije”. (Y ya os lo escribí en este blog). Tentaciones de decir “que cada palo aguante su hipoteca” no me faltan.

Pero no.

Voy a salir a la calle. Voy a hacerlo tal y como lo he hecho desde el #15M, por principios, por vergüenza, voy a salir a luchar por los derechos de los trabajadores que ahora dependen de mí, por la hipoteca de mis padres y de mis amigos. y por la educación de los hijos que aun no tengo.

Voy a salir a exigir ese otro mundo posible que ya es inevitable, porque este se lo han cargado y no nos merecemos vivir en estas ruinas plagadas de casas de nueva construcción deshabitadas.

Voy a salir a luchar por la hipoteca de aquellos que me decían “la vivienda nunca baja”, por los derechos laborales de mis antiguos compañeros, ahora parados que me decían que mejor no quejarnos, que podía ser peor. Y lo fue.

Y es que tengo esa vieja intuición de que si a mi alrededor todo va bien, a mi me irá mejor. Que sumar siempre es bueno y que si hay que reproducir algo constantemente y de la nada, que no sea el dinero, que sea la colaboración entre todos para que a todos nos vaya mejor.

Siempre me ha preocupado poder vivir de forma coherente con mis principios, perteneciendo a una generación (la de la transición), conformista y egoista, que ha vivido de los derechos ganados por nuestros padres y abuelos y ahora pretende vivir de los derechos que van a ganar nuestros hermanos pequeños. En el camino solo nos preocupamos de consumir esos derechos.

Cuando me encontraba con algún joven activo ideologcamente pensaba que el pobre había nacido a destiempo, vista la clase porlitica que tenemos, sin comparación con la de la transición. Sin embargo, el #15M, ese día en el que según El Roto, – los jóvenes salieron a la calle y subitamente los politicos envejecieron, – pasé a ser yo el nacido a destiempo.

Y quiero estar con ellos, mi generación debe estar con ellos en la calle para redimir la culpa de habernos cargado sus derechos, para poder mirar a la cara en el futuro a nuestros hijos y a nuestros abuelos. Para dejar de ser la generación de la transición y ser la generación de la meta alcanzada.

Anuncios