Mi #15M por Mai

En el telediario del dos de mayo comentaron como un grupo aprovechaba la jornada festiva para informar en el parque del Retiro sobre una manifestación el 15 de mayo. Parecía interesante así que intentamos informarnos un poco más. Llego el día y nos acercamos a ver como iba la cosa, sin mucha esperanza, pero había que estar allí y allí nos plantamos. Al principio no había demasiada gente pero llego un momento en el que fue imposible seguir avanzando. Caras conocidas entre los asistentes y otras desconocidas que con el tiempo se convertirían en conocidas. Dos horas para llegar a Sol y una ilusión especial de ver tanta gente diferente protestando junta.


Desde el #15M he estado en dos de las acampadas. Dos mundos totalmente diferentes, cada unos con sus pros y contras. Sol era increíble, se te ponía los pelos de punta al ver a tanta gente junta, aportando cada cual su granito de arena, intentando trabajar todos en aquello en lo que nos une por encima de lo que nos separa. Esos silencios cuando no cabía un alfiler en la plaza, esos gritos unánimes con las manos levantadas y esa capacidad de mantener todo eso tranquilo y en paz . Donosti era otra cosa, son muchos menos y la emoción cuesta un poco más pero el entusiasmo es idéntico y la participación más sencilla. Puede trabajarse más fácilmente (la diferencia entre miles y unas decenas es lo que tiene) por lo que pasamos el fin de semana en grupos de trabajo, proponiendo, tomando iniciativas, ayudando al que más atareado estaba y viendo como cada día la plaza estaba más llena. Además, era necesario acercarse a Donosti. Llevo años reflexionando junto a los cuerdos y este año, a pesar de lo que dijese la junta electoral, eso no iba a cambiar así que allí nos fuimos.

(asamblea en el Boulevar el 19 de mayo)

A lo largo de este mes he visto a cientos de los llamados ni-nis hablando de política, economía, problemas, literatura, periodismo y un millón de cosas más. Esos jóvenes que no encontré hasta ahora y que tanto echaba de menos. Parece que al final no soy de las únicas frikis a la que le interesan esas cosas. He visto a esos mismos jóvenes ir contagiando poco a poco ese entusiasmo a otros como ellos y a otros no tan jóvenes que al principio estaban bastante recelosos. He visto a jubilados pasarse por Sol defendiendo a está juventud a la que no hacen más que insultar. Señoras que se acercan, te cogen del hombro y te dicen que lo estamos haciendo genial, que animo, que peleemos; jubilados que han pasado ya por movimientos parecidos y te aconsejan mientras te animan a seguir (incluso diciendo que esto es mejor que mayo del 68) Mayores que se acercan al boulevard preguntándose que será eso que ven en la tele y acaban escribiendo en el twitter analógico que se montó para ellos, jóvenes que avisan que ayer vinieron solos pero que hoy traerán a su madre o madres que se despiden de sus hijos con un beso y una sonrisa orgullosa mientras los dejan acampados y repasando los apuntes. Gente que coge el micro y habla desde las entrañas haciendo que la plaza se levante aunque no se sea un buen orador. Gente llena de entusiasmo.

En definitiva, en estas ciudades improvisadas he visto muchas de las cosas que se nos impide ver en las ciudades de verdad. Jóvenes becarios de comunicadores, carpinteros o cocina trabajando y aprendiendo con los maestros a los que las empresas hubiesen prejubilado, cientos de jóvenes pasando una madrugada en una plaza sin litros de alcohol y gritos, mayores que no se meten con los jóvenes y jóvenes que no pasan de los mayores; gente paseándose todo el día con una sonrisa de oreja a oreja en vez de mirando al suelo mientras caminan a toda velocidad hablando por el móvil, debates en los que gente de diferentes opiniones habla sin convertir todo en el habitual gallinero de las tertulias televisivas y gente que ayuda a gente en vez de pisar al resto.

No todo es genial, hay también problemas y muchas cosas que arreglar pero hay que tener en cuenta que ha pasado un mes desde que todo esto empezó asi que tampoco vamos a ponernos alarmistas. Como bien decía alguien estos días, si alguien despertarse del coma hoy, no consideraríamos un fracaso que mañana no estuviese bailando tangos. Pues eso. Ya hemos despertado. Ahora a mantenerse despierto y por lo que vimos el 19j me atrevo a decir que estaremos despiertos un tiempo…

(piedra que ha quedado en Sol: Dormíamos, despertamos)

Gabilondo comentaba el otro día que hay una especie de orgullo refrescado entre los jóvenes. Tiene razón; hacia mucho que hasta nosotros mismos estábamos avergonzados de nuestra generación pero desde el #15M nos sentimos un poco menos solos y un poco más orgullosos.

Anuncios