Mi #15M por Olatz

Supongo que puedo decir que he vivido un 15M un poco excepcional he podido ver el despertar desde fuera. A veces me da pena pensar que no lo he podido sentir de cerca, sin embargo he tenido la suerte de ver todo desde Bruselas.



Llegué aquí a principios de Marzo, dispuesta a aprender y a saber cómo se hacen las cosas fuera de allí. Con intenciones de abrir la mente y conocer gente nueva. Recuerdo cada conversación de aquellos meses como si fuesen ayer, juntarte con gente de allí y comentar lo mal que iba todo, la necesidad de un cambio.


En Mayo empezaron las conversaciones preguntándonos qué estaba pasando, leíamos la prensa, blogs, hablábamos con amigos de allí y parecía que los ojos comenzaban a abrirse. Recuerdo cómo ingleses, belgas, holandeses, suecos me preguntaban interesados a qué se debía todo esto, porqué la gente estaba tan enfadada y si realmente la situación era preocupante. Fue interesante servirles de corresponsal, hacer entender qué momento estábamos viviendo y cómo habíamos llegado a él. Más tarde llegaron los mails de la gente de allí que está en Bruselas, convocando reuniones, movilizaciones, acampadas, “bienvenidas” a Zapatero… Recuerdo una manifestación en frente del edificio de la Bolsa, simulando un voto cada uno ponía lo que quería en un papel y más tarde se leían uno a uno en alto. Pancartas, gritos, miradas y sonrisas. Bruselas despertó al día siguiente con imágenes de la manifestación en portada del periódico más importante de aquí. Parecía que los vecinos se habían despertado con los chillidos del bebé recién levantado.


Es Junio y aquí sigo leyendo blogs y periódicos para seguir la pista y aunque no sea de cerca poder escuchar los gritos del bebé aunque sea por el altavoz.

Fotos: Vanessa Blázquez

Anuncios