Crónicas del Zinemaldi: Intruders

Desde que empezó el Zinemaldi voy con retraso. Todo el mundo vio Intruders el viernes, yo la vi ayer, con lo que eso supone. Todo el mundo ha opinado, la mayoría de la crítica se cebó con ella y bueno, una va al cine como sin mucha ilusión, pero va, porque todo el mundo la ha visto y bueno, habrá que verla para opinar. Lo bueno de eso es que muchas veces, esperas tan poco que al final hasta sales contenta.

Ese fue el caso de ayer. No es que Intruders sea un peliculón ni mucho menos, pero aunque falle en guión y lo que se supone que tiene que ser suspense no llegue a tenernos enganchados, hay que decir que tiene imágenes poderosas y algunos efectos que funcionan bastante bien. Seguramente, para el final del Zinemaldia pocos recordarán algo más que a la niña protagonista y la manera en la que el director une al final las dos historias, que de alguna manera tenía que hacerlo y eligió la más fácil.

Hoy, para seguir con la tradición, volvemos a ir con retraso y veremos “No habrá paz para los malvados”. En este caso, las críticas han sido buenas por lo que espero que no pase lo de ayer, pero a la inversa, y salga del cine decepcionada.

Anuncios