Crónicas del Zinemaldi: The Artist

No teníamos previsto terminal el Festival yendo a ver The Artist. Fue una decisión improvisada mientras comentábamos que había tenido bastante éxito en Cannes y sonaba incluso para los Oscars, 82 años después de la última nominación de una película muda. En esas estábamos cuando a tavés de Twitter nos íbamos enterando de que The Artist había sido galardonada con el premio del público y cada vez se hacía más probable la sospecha de que Isaki Lacuesta ganaría la Concha de Oro con su peli de arte y ensayo.

Ni cortos ni perezosos entramos de nuevo en el Teatro Príncipe para ver The Artist en una sala practicamente llena y recrearnos con una pelicula que más que una pelicula es una delicia. La música, la escenografía, el vestuario, la gran interpretación del francés Jan Dujardin y la dirección de Hazanavicius podrían otorgar más de una nominación a los Oscars a esta pelicula muda, en blanco y negro que en la época del 3D, narra la decadencia de una estrella del cine mudo con la llegada del sonido. Todo un homenaje al cine mudo con guiños a “Ha nacido una estrella”, “Cantando bajo la lluvia” o “Ciudadano Kane”, pero sobretodo con un muy buen guion, una muy buena estructura y una muy buena dirección, y además, emociona. Tanto que todos los espectadores, tanto los inteligentes como los que gozan de una sensiblidad extraordinaria, como a los que les gusta que les narren historias, saldrán embelesados de su visionado. Y todos la entenderán.

En España se estrena el 16 de Diciembre, no sé cuánta distribución tendrá, pero aconsejaría ir a verla a todo el que pueda, saldrá sin palabras al pensar que ha visto algo tremendamente original: una peli muda y en blanco y negro.

Esta entrada solo puede acabar con un fundido a negro.

Anuncios