Mis razones para el 15O

Desde que tengo uso de razón, se globalizan las protestas además de las finanzas y mercancías, que parecía que era lo único que se globalizaría. Por eso, entre otras cosas salgo a la calle, ya que siempre he defendido que en los tiempos que corren me unen más cosas con un trabajador (o parado) griego, estadounidense o de donde sea que al empresario forrado de mi barrio. Este sábado se generalizan las protestas, demostrando que en mayor o menos medida todos tenemos los mismos problemas:

Nos metieron en este agujero por la avaricia de algunos y pretenden hacernos creer que saldremos de él dándoles más dinero a estos mismos, para que sigan haciendo lo que quieran, mientras al resto nos recortan por todas las esquinas.

Hay que escuchar a los políticos mentirte a la cara, sintiendo cada vez que los ves que se ríen de ti, mientras ves como pasan los días, se insultan unos a otros, no arreglan nada y no hacen nada para parar a los que crearon toda esta crisis. Hay dos formas de salir de esto: o recaudar más o recortar y aunque durante la historia ha quedado claro que de las crisis se sale con mayor inversión, parece que esta vez no están por la labor.

Esta crisis no pasará sin más, no sé donde acabaremos pero seguro que traerá grandes cambios y eso es lo que nos jugamos; un sistema en el que perdamos todos los derechos que tanto tiempo costó conseguir y que poco a poco nos han ido quitando sin que nadie levantase la voz o un sistema en el que lo primero sean las personas, por encima del dinero.

Por eso y por muchas otras razones, el 15 de octubre saldré a la calle, porque aunque puede que no consigamos nada, al menos hay que hacer ruido y molestar, que ya es más de lo que conseguiremos quedándonos en casa.

Anuncios