Un solo, por favor.


Llevo tiempo dándole vueltas a este video, más que al vídeo en sí al término “Queremos descafeinar al otro” que aparece en él. Slavoj Zizek filósofo con renombre cuenta entre otras cosas, que con la palabra tolerancia estamos entrando en un terreno donde queremos un otro descafeinado.

Definición de la Real Academia de la Lengua:

descafeinado, da.

(Del part. de descafeinar).

1. adj. Que ha sido desprovisto de elementos nocivos o molestos.

2. adj. Desvirtuado, privado de aspectos fundamentales u originarios.

3. m. café descafeinado.



Tanto la primera como la segunda entrada me parecen un tanto inspiradoras a la hora de hablar de relaciones. Sin embargo creo que Zizek se refiere a la segunda, el hecho de que intentamos privar al otro una y otra vez de esos elementos fundamentales de su carácter.

Cuando hablamos de tolerancia se hace notar una latente primera persona en cada juicio que hacemos. Pedimos ser tolerantes para que lo sean con nosotros, para dejar bien fijada la barrera que nos separa con miedo a que el otro en afán de ser “intolerante” ose a rebasarla.

Soy consciente de que hablar de palabras de moda abre la veda a un debate caldeado, que cuando pones de manifiesto una duda sobre la bondad de la palabra todo son críticas. Pero creo que una vez más se trata tomar responsabilidad sobre nuestras relaciones con los demás y con nosotros mismos.

Anuncios