La naturalidad de Obama

El otro día leí en algún sitio que Obama había estado en el show de Jay Leno. Hoy me he puesto a buscarlo y he encontrado una especie de clase que todos los políticos de por aqui deberían ver. No voy a meterme a valorar lo que hace o piensa políticamente pero hay que reconocer que en comunicación es el mejor.

Esa calculada y falsa naturalidad, como si estuviese en un bar con sus amigos, hablando de las cosas que le dice su mujer, narrando como acaba comiendo comida rápida a pesar de ir en una limusina blindada y riéndose de su edad.

La forma de sentarse, como mira al presentador, girándose hacia el público cuando cuenta alguna anécdota y cómo se gira para mirar directamente a la cámara. No pierde la sonrisa y cuando el presentador le hace algún comentario para buscarle las cosquillas, se ríe e intenta sacar una explicación en vez de tirar  del habitual donde dije digo digo diego que tanto se estila por aqui.

Conclusión: como dice una de las cuerdas “el Will Smith de la política”

Una imagen que hace pensar a todos los que están delante del televisor que ese puede ser su vecino, que es igual que ellos y una familiaridad que le permitirá ganarse la simpatía de muchos. Por aqui los políticos aparecen casi siempre distantes, fríos y tensos. En algunas ocasiones con un aire de superioridad que genera muy poca simpatía entre los ciudadanos. Sí, muchos dirán que lo que importan son las ideas y el programa pero eso es falso. A la hora de votar nos guiamos por los valores; como bien decía George Lakoff  ‘Cuando votamos en función de los valores y los estereotipos culturales, lo que determina como votamos es el modelo que se activa para nuestra comprensión de la política en ese momento‘.


Ahora mismo las encuestas le dan una aprobación de al rededor del 50%. Cuando arranque la campaña, empiecen los mítines, los debates y demás veremos como acaba ganándose a más de uno. Quizas los políticos de por aqui podrían practicar estas cosas que hacen que incluso alguien que viaja en limusina y vive en la casa blanca parezca el tipo al que invitarían a tomar unas cañas. Puede que así se ganasen alguna simpatía más.



Anuncios