Los 100 mejores comienzos de la historia de la literatura (II)

[6]. La heroica ciudad dormía la siesta 

[7]. Cuando K. llegó era noche cerrada.

[8]. Todos los niños crecen, excepto uno.

[9]. Parece una broma, pero somos inmortales.

[10]. Hoy, en esta isla, ha ocurrido un milagro.

[11]. Yo era una chica moderna, que salía mucho.

[12]. Esta es la historia más triste que jamás he oído.

[13]. Una Navidad mi marido me regaló un plumero

[14]. El traje de los presidiarios es de rayas, rosa y blanco.

[15]. Voy a contar otra aventura, aún más extraña…

Anuncios