Huelga general

(FOTO:  Jorge Zapata EFE)

Es la primera huelga que recuerdo en la que los sindicatos mayoritarios salen juntos en Euskadi (no con la misma pancarta pero bueno, tampoco hay que pedir milagros, al menos todos el mismo día) Esta me toca vivirla en Madrid pero me hace ilusión ver que en algo hemos avanzado.

Antes de nada decir que yo voy a la huelga y que estoy a favor de las movilizaciones a pesar de la poca simpatía que tengo a los sindicatos mayoritarios, pero es que el tema no son los sindicatos, sino la reforma laboral. Como decía Anguita, tengo grandes discrepancias son los sindicatos pero estaré con ellos en la calle. Dicho esto, no tengo muy claro que la huelga vaya a ser un éxito (me encantaría equivocarme). Y si no lo es, será en gran parte por culpa de los sindicatos. Me explico.

Cuando se aprobó la reforma laboral dijeron que la huelga no sería hasta ahora porque iban a informar primero a los trabajadores y después convocarla (además del lio que trae convocar una huelga general) Esto, es que ya debería estar explicado al menos desde que el gobierno de Zapatero aprobó la anterior reforma. Si la gente hubiese sido informada durante todos estos meses, dudo que alguien estuviese aún pensando si hay que movilizarse o no. Y sí, la gente podría informarse por ella misma pero claro, también podríamos ver unicornios.

Siguiendo con esto, los sindicatos (casi) no se movilizaron cuando se aprobó la anterior reforma laboral, aquella que hablaba de la maravillosa flexibilidad que parecía que te iba a dar a elegir cómo preferías trabajar pero que en realidad significa que pueden mandarte a Cuenca o cambiarte de puesto sin que puedas protestar, ni cuando se congeló el sueldo mínimo ni en general con casi ningún empeoramiento en las condiciones para el trabajador. Ahora pedimos que esas personas que no llegan a ser ni mileuristas se sumen a la huelga sin plantearnos que tiene mucho sentido que muchas de ellas no puedan permitirse el perder una jornada de sueldo y mucho menos el arriesgarse a esos despidos que puede provocar el pelear por tus derechos. Sí, deberían unirse porque esto no ira a mejor si no ponemos de nuestra parte pero es totalmente comprensible que después de pasarse meses(años) haciendo malabares para llegar a fin de mes sin que nadie pelease por ellos, ahora se planteen por qué arriesgar lo poco que tienen.

Lo que no entiendo muy bien es la actitud de muchos de mi generación. Vale, muchos acabamos de encontrar un trabajo después de meses y años buscando algo y pensando que para qué tanto esfuerzo si después acabas cobrando más como camarero que ejerciendo de lo tuyo y sí, tu jefe tendrá una pila de gente queriendo trabajar pero ¿nos damos cuenta de lo que nos espera? Según esta reforma podremos estar un año en periodo de prueba y podrán echarnos sin indemnización (sí, es muy probable que después nos hagan un contrato fijo en vez de contratar a otro más joven que tú o renovarte una y otra vez este tipo de contrato) y podremos estar hasta los 30 con contratos de prácticas, que como todos sabemos es estupendo. Además esta generación, no tiene hipotecas ni familia ni casi ninguna otra atadura que no nos permita perder un día de sueldo por pelear por nuestro futuro. Y lo que todavía no me entra en la cabeza es que haya jóvenes parados que no van a sumarse a las movilizaciones. El miedo puedo entenderlo, el pasotismo no.

Sí, la huelga de un día puede que no cambie las cosas demasiado pero el cambio dependerá de la presión que entre todos podamos hacer. Si aceptamos esto sin levantar ni siquiera un poquito la voz, lo que vendrá será todavía más duro y entonces nos preguntaremos si no podíamos haber hecho nada. Yo al menos podré decir que lo intentamos.

Anuncios