Los idus de marzo

Con está película, pasa un poco como con el otro film político dirigido por George Clooney Buenas noches y buena suerte. Si te gusta la temática te gustará la película, si no, te parecera una película correcta, incluso lenta en ciertas ocasiones, con unos grandes actores como protagonistas.

Desde el propio título sabemos que es una historia de traiciones pero puede que a algunos les sorprenda encontrarse con una historia centrada en los hombres que trabajan en la sombra, que supone una elección más que acertada, ya que las tramas que trata también son aquellas que suceden fuera de la luz de los focos. Todo lo que ocurre en la película sirve para reforzar la trama principal. Chirria un poco el uso del político y el sexo con las becarias pero como ya sabemos y bien recuerdan en la película, un político estadounidense puede mentir, engañar o hundir un país pero lo que nunca puede hacer es follarse a la becaria. Es una historia que ya hemos visto más veces pero que al menos no la utilizan de la manera habitual, no existe el escarnio público, no es ese el tema.

(¿No os recuerda a The West Wing?)

La primera parte de la película se centra en las campañas políticas en los lios y peleas entre candidatos, los trucos para vencer al contrario y el cuidado de todos los detalles cada vez que aparecen en público. Es algo que si sigues las campañas reales puedes verlo con facilidad y ese punto de realismo es lo que me atrae de la película. La primera parte me parece más interesante que la segunda en el que casi queda de lado todo esto para centrarnos en las historias dentro de la propia campaña y cambiar al thriller.

Las campañas políticas tienden a convertirse en el terreno del todo vale, ya que la ambición supera casi siempre a la integridad y por tanto hay que tener claro que el candidato hará lo que sea para ganar. De ahí que los directores de sus campañas sean unos expertos manipuladores y que incluso el joven e integro Stepehen Meyers al que interpreta Ryan Gosling, reconozca que si cree en la causa sería capaz de cualquier cosa.

Los personajes secundarios interpretados por Paul Giamatti y Phillip Seymour Hoffman son los dos personajes que cuadran la historia. Estos dos grandes actores interpretan a los jefes de campaña de los dos principales candidatos en las primarias del partido demócrata. Esto es un hecho importante, ya que desterrado el posible posicionamiento ideológico del espectador (republicano vs. demócrata) solo queda el conflicto, el cambio y el crecimiento del joven personaje recién llegado a la comunicación política del personaje de Ryan Gosling que es realmente lo que el relato de la película quiere contar. Para que estos caminos se produzcan, las acciones, los principios, la falta de ellos, los escrúpulos, la falta de ellos, y los propios conflictos de los dos jefes de campaña son primordiales para hace avanzar la trama hacia un final imprevisible pero inevitable.

Me parece un personaje muy interesante el de la periodista interpretado por Marisa Tomei para mostrar la difícil relación entre la prensa y la política. Ya hemos dicho antes que las campañas se basan en gran parte en la comunicación por lo que esa relación con la prensa es necesaria pero a la vez, no conviene olvidar que la prensa está ahí para sacar los colores al político de turno (sí, por aquí se nos está empezando a olvidar) Lo explica muy bien la escena final, en la que Ryan Gosling le dice que es su mejor amiga mientras le impide pasar.

Los Idus se producen los días 15 de los meses de Marzo, Mayo, Junio y Octubre y son días, según la tradición romana, de buenos augurios. El de Marzo es famoso porque en el murió Julio Cesar. En la película de Clooney muere la inocencia del protagonista, que pese a que llega a convertirse en el gran jefe de campaña que debe ser todos sospechamos que ha pagado cara su victoria. El cadaver de la inocencia dejaun tufo a cinismo en la sala. Y el espectador se acuerda del Carcetti de The Wire.

El próximo Ide es el de Mayo. El 15 de Mayo.

(Entrada escrita por Pablo y Mai)

Anuncios