Libros a la romana

Uno se puede encontrar muchas maravillas en Roma. Casi todas de piedra. Cuando se pasea por Roma da la sensación que al dar una patada a uno de los adoquines de sus calles va a aparecer una reliquia histórica o un retrato renacentista.

Si es por el barrio del Trastevere por donde se camina, además, uno puede encontrarse con lo más inesperado, jovenes italianos piropeando a guiris, un grupo heterogeneo de estudiantes de erasmus españoles, una pareja de ancianos de lo más indie, viejos italianos piropeando a guiris y bares, muchos bares, con enredaderas y luces de ikea descolgándose por sus fachadas.

Y también allí, te puedes topar casi sin querer (o queriendo si antes se ha leído este blog), con una librería de ejemplares de segunda mano en varios idiomas (incluido el castellano), regentada por una viejecita que atiende en inglés a sus clientes y con carteles en las baldas que dicen “no roben los libros: cuestan 3 euros”.

Su nombre es Open Door BookShop y su dirección exacta dentro del pintoresco Trastevere es Via della Lungaretta 23, (al lado del Cinema Reale).

Algo diferente para ver, no olvideis a la salida, dejar una recomendación literaria en el cuaderno dispuesto a tal efecto detrás de la puerta de entrada. Sed originales, a mí me pudo la pedantería y escribí: “La sinagoga de los iconoclastas” de Juan Rodolfo Wilcok, para rarito yo. Igual algún turista o moderno incauto lo ha comprado.

http://www.books-in-italy.com

Anuncios