Romney gana el primer debate

Romney demostró ayer que es mejor debatiendo que ofreciendo discursos y Obama no estuvo a la altura. El candidato republicano sabe que los debates son su última opción para volver a la carrera e igualar las encuestas y ayer consiguió aparecer como un candidato presidenciable. Es cierto que durante el debate contradijo gran parte de las propuestas que ha ido anunciando durante toda la campaña (hasta dijo que no bajaría impuestos) y no especificó cómo hará nada de lo que propone pero por mucho que nos pese, en los debates las sensaciones y las formas son casi más importantes que el contenido y ahí ganó.

Obama por su parte apareció desganado, nada agresivo (ni una mención al 47% o a Bain) sin atacar a Romney incluso cuando lo que decía no era correcto. Al principio parecía que era más por una cuestión de respetar los turnos pero no, fue así durante todo el debate. La pantalla partida en la que se emitió casi todo el debate tampoco lo ayudó. En los planos de escucha aparecía siempre tomando notas o con una mirada condescendiente.

 

Romney clavó los tiempos y cuando no lo consiguió no tuvo ningún problema en pasar por encima del moderador Jim Lehrer, que la verdad estuvo bastante ausente durante todo el debate (antes incluso de que el debate terminara ya había una parodia en twitter, @SilentJimLehrer ) Llevaba las respuestas muy bien preparadas, con ejemplos de votantes de a pie que le hacían parecer más humano y aunque corrió el riesgo de pasarse con tanta interrupción al final la estrategia le funcionó.

No fue la noche de Obama. Demasiados silencios en sus respuestas, dudas y ni siquiera una gran despedida en su declaración final, mirando a cámara mucho menos de lo que debería. Daba la sensación de que no quería estar allí. Aún así no tuvo ningún desliz importante con el que Romney pueda hacer anuncios ni nada por el estilo y si en el siguiente debate mejora (el formato de preguntas del público no favorece nada a Romney) las encuestas volverán a favorecerle porque si algo consiguió ayer fue rebajar las expectativas.

Normalmente los debates no tienen grandes efectos en cuanto a voto pero toda la prensa da por vencedor a Romney y eso es más importante que quién es el vencedor real. La encuesta de la CNN ayer decía que un 67% daba por ganador a Romney frente al 25% que creía que Obama había vencido. También hay que tener en cuenta que muchos ayer no vieron el debate y solo verán los resúmenes que hagan las televisiones por lo que las sensaciones de aquellos seguramente serán diferentes a la de los que vimos el debate completo (viendo pequeños clips Obama parece mejor de lo que fue)

Quedan todavía otros dos debates entre los dos candidatos (días 16 y 22) y otro más entre los candidatos a vicepresidente (día 11) Además mañana salen las cifras del paro de septiembre, que a Obama pueden traerle muchos problemas (una mala cifra y el debate de ayer podrían cambiar las cosas). Habrá que ver qué pasa. Por ahora Romney vuelve a la carrera.

El debate completo en español

Anuncios