Obama ha vuelto

Esta madrugada se ha celebrado el segundo debate en un tono muy diferente al anterior. Un formato más complicado, en el que el público (un grupo de votantes indecisos o eso dicen ) lanza las preguntas. Es un formato que se le da mejor a Obama, que improvisa mucho mejor que Romney y que se mueve con más soltura. Obama salió con muchas más ganas que en el anterior debate, interrumpió y atacó a Romney que aguantó bastante bien aunque tuvo un par de momentos complicados.

La pregunta sobre Libia fue su peor momento. Era en principio una pregunta en la que Romney tendría que salir vencedor pero con esa habilidad que tiene para meterse en líos el solo, al final acabó siendo su momento más complicado. Obama respondió, Romney lo acusó de intentar despistar y de haber ocultado información sobre un ataque de este tipo y ahí llegaron los problemas. Al final de su respuesta Obama recordó que al día siguiente salió a decir que fue un acto terrorista. Romney dijo que no era cierto y que pasaron 14 días hasta que eso ocurriese. Obama animó a buscar el texto y la moderadora, que tenía ahí mismo el texto lo interrumpió y dejó claro que Obama lo había dicho en esas declaraciones. El público que en principio no podía ni aplaudir, reír o abuchear aplaudió el sopapo que le había dado la moderadora.

El peor momento de Obama fue cuando preguntaron sobre las razones que tiene alguien para votar otra vez por él. Era el momento para Romney. Recordar las promesas incumplidas del presidente y aunque se columpió cuando dijo que ahora hay menos mujeres trabajando que cuando Obama llegó, la lista que acostumbra a utilizar Romney tiene difícil respuesta.

Romney tiene un problema con las mujeres, que serán clave en la elección. Ayer una joven preguntó sobre la igualdad de salarios. Romney recordó que en su época de gobernador hubo un montón de mujeres en su gabinete (dijo que le llegaron un montón de carpetas llenas de mujeres, y claro, el chiste no se hizo esperar. Una cuenta en twitter, un blog en tumblr etc.) Al parecer, tampoco eso es cierto; la famosa carpeta ya estaba antes de saber si Romney sería gobernador. Siguió por ahí pero acabó poniendo un mal ejemplo. Dijo que está a favor de más flexibilidad para que esas mujeres puedan llegar a casa pronto a preparar la cena. Sí, ese es el ejemplo que todas queremos escuchar.

También se complicó al hablar de familias con un padre y una madre al responder a una pregunta sobre el control de armas. Obama, ese ejemplo de que no se puede llegar a nada siendo educado por una madre soltera, recupero probablemente a todas ellas.

Ayer ganó Obama pero no fue una victoria contundente. Sí, a Romney le volvieron a pillar con datos inexactos y alguna mentira pero todos sabemos que esas cosas importan a muy poca gente cuando ve un debate. Romney parece hoy mucho más presidencial de lo que parecía hace un par de semanas y eso hace que la carrera esté más igualada aunque como ya hemos dicho otras veces, los debates tampoco cambiarán la opinión de mucha gente. Lo que sí que consiguen es que las bases de unos y otros se pongan a trabajar o se hundan (como pasó con los demócratas tras el primer debate). El lunes, último debate centrado en política exterior, donde Obama parte con ventaja.

Anuncios