Erase una vez: Escribir un cuento infantil

¿Cómo empieza alguien a escribir un cuento infantil? No sé cómo lo hacen los cuentistas en general. Pero yo, de la siguiente forma:

Hay una amiga que me pide constantemente que le mande los relatos que escribo para leerlos. Es insaciable y me cuesta escribir a su ritmo de lectura así que para complacerla a veces le tengo que enviar relatos que aún no están del todo terminados o con los que aún no estoy convencido de que esa sea su forma final.

Cierto día mi amiga (que es madre de un niño de cuatro años) me dijo: “Algún día tengo que contarle uno de tus cuentos a mi nere” (Nere es una forma cariñosa de llamar a alguien en euskera que sólo utilizan los habitantes de cierto pueblo pesquero de la costa guipuzcoana).

Le contesté: La primera versión que hice del relato que te acabo de mandar era bastante infantil. Te la mando, se la lees y me dices qué le ha parecido.

Una vez hubo leído los dos folios de los que constaba el cuento a su hijo, me respondió: “Le ha gustado, pero me ha dicho que es demasiado largo para no tener dibujos”.

Fue entonces cuando pensé en Kanif Beruna. Kanif es el dibujante de la tira cómica Hostia y Copón, humorista gráfico de El Ojo Vago,  coleccionista de notas callejeras, y entre más y más cosas: ilustrador.

A Kanif lo conocí durante el 15M, en la Acampada de Donostia. Allí, en pleno fragor de la protesta hicimos nuestra primer colaboración, en forma de pancarta reivindicativa con los trazos de sus rotuladores:

Kanif llevaba tiempo diciéndome que teníamos que volver a colaborar, así que le escribí para preguntarle si le gustaría ilustrar un cuento, junto con la primera versión del mismo. Me respondió efusivamente:

Mientras lo leía ya me evocaba imágenes, concretamente en tintas aguadas, así que claro que se puede ilustrar.
Haré unos cuántos bocetos y te los mandaré a ver qué te parecen.
¡Un abrazo!

Así que aquí empezó la aventura. Que poco a poco os iré contando, esto solo ha sido un Erase na vez…

Anuncios