Compasión por el Diablo

California. Segunda mitad de los setenta. Un grupo de padres y religiosos denuncian que el rock lleva a los jóvenes a la perdición de Satanás. Les da por escuchar los vinilos al revés y adivinar mensajes subliminales en algunas canciones. La toman especialmente con la que es aún la canción más radiada de la historia, Stairway To Heaven de Led Zeppelin, la banda que dio origen a legiones de imitadores autoproclamados heavies, ya sabeis, esos cuyo público levanta la mano en lso conciertos con el puño cerrado y el pulgar el índice y el meñique extendidos para – dicen – representar tres seises.

Para más inri, su guitarrista Jimmy Page habita en la mansión de un famoso ocultista sajón, Aleister Crowley maldita por haber sido construida sobre las ruinas de una iglesia que ardió con los feligreses dentro.  Además se rumorea que tanto él como sus compañeros de grupo habían vendido sus almas al diablo a cambio de talento, dinero y fama. En Boleskine House, a la orilla Sureste del Lago Ness en Escocia murió uno de los componentes del grupo. El mito estaba servido, el diablo presente en la música.

Jimmy Page delante de su mansión de Boleskine House

Page había fundado Led Zeppelin sobre las cenizas de los Yardbirds, una banda maldita que nunca alcanzó el éxito pese a contar con este espectacular músico inglés junto a otra guitarra legendaria, la de Jeff Beck, que a su vez había sustituido en el grupo a un tal Eric Clapton.

Según cuentan, el ego de su líder Keith Relf tuvo la culpa del escaso éxito de la banda. Murió electrocutado en su bañera cuando tocaba la guitarra, mientras Led Zeppelin alcanzaba el estatus de banda mastodóntica.

Jimmy Page congenió con Robert Plant, vocalista de Led Zeppelin, cuando al conocerse se descubrieron admiradores de Robert Johnson, un pionero del blues que falleció a los 27 años dejando 29 canciones, dos fotografías y una tremenda historia.

Robert Johnson era un mozalbete sureño negro que pasaba su tiempo soplando la armónica y rascando la guitarra de forma mediocre junto a los músicos que recorrían los tugurios de su región natal. Con 17 años, tras la muerte de su mujer de 14, alcohólico y trabajando de algodonero, empieza a intentar ganarse la vida como músico. Cuando un viejo bluesman le cuenta que se aprende a tocar la guitarra a medianoche y sobre una tumba, emprende un viaje al Delta del Misssissippi. De vuelta, tras un año desaparecido, el inexperto guitarrista se había transformado en un interprete rotundo que hacía palidecer a todos los bluesmen de la zona. Parecía haber robado una voz aguda y alterada por falsetes increíbles y tocaba de forma intuitiva una guitarra que hipnotizaba con las cuerdas baja, adquiría vida propia con el resto y arrancaba lamentos con el slide.

Robert Johnson

La leyenda queda forjada:

“Para aprender a tocar lo que quieras y componer tus canciones, tienes que llevar tu guitarra a un cruce de caminos. Asegúrate de estar en el sitio preciso antes de la medianoche; entonces, coge la guitarra y toca algo tuyo. Un hombre grande y negro irá hasta allí, cogerá tu guitarra y tocará para ti, hará sonar tu canción y te devolverá la guitarra.”

Cuando Keith Richards, guitarrista de The Rolling Stones escuchó los discos de Robert Johnson preguntó quién era el que tocaba a su lado. No podía creer que fuera sólo una guitarra lo que sonaba. Tal vez el que tocaba a su lado era el Diablo. Tal vez por eso la Compasión por el Diablo de sus Satánicas Majestades.


A partir de ese momento, el rock y el satanismo quedan ligados para forjar un mito, el del cruce de caminos. Mitos de los que un país como Estados Unidos anda necesitado y que se reproducen luego en las historias sobre Charles Manson, el asesinato de John Lennon, el edificio Dakota de Nueva York, las películas Crossroads o Tenacious D, y cientos de posteriores canciones, algunas de las cuales, y las que hemos nombrado en este artículo se pueden encontrar en la siguiente lista de Spotify que hemos preparado, aunque lo advertimos de antemano, con Spotify no es posible realizar backmasking:

descarga copia

 

Anuncios