Las dudas finales

Escribo bajo presión. Maider me dice que le está gustando este making of del cuento infantil y que siga poblicando entradas, por otra parte Kanif Beruna me dice que lo estoy destripando y cuidado con no aburrir a la gente.

En cualquier caso, mientras tomamos decisiones sobre la maquetación del cuento y la portada yo voy pidiendo opiniones y consejos.

Virginia, politóloga experta en movimientos migratorios, me responde al mail en el que le mando el borrador del cuento diciéndome que en él se explica bien el bonding social capital frente al bridging. ¡¡Bravo!! Pienso, y después me doy cuenta de que no sé que significa ninguna de esas palabras. Le pido a virginia que me las explique y promete hacerlo en otro mail que aun no tengo. Pero me quedo con que eso debe ser algo bueno que le explicamos bien a los niños.

Marta y Jaio tienen la misma idea: hacer más interactivo el cuento y la verdad es que si va a ser educativo ¿Qué mejor que tenga una parte en la que los peques puedan tomar parte? La tendrá.

Y por último la gran pregunta, esa que cualquiera se hace al terminar un libro ¿Qué hacemos con él?¿Lo publicamos o no?¿Lo autoeditamos?¿Lo distribuimos gratuitamente en formato digital?

Kanif me dice que lo colguemos en algún host y lo difundamos  “urbi et orne” (esto son palabras literales suyas) por las redes sociales, al modo que hacen los chicos de The Private Eye.

Así que en ese debate estamos,  en ese y en el de la portada que debemos ponerle al cuento, afinar la parte interactiva, corregir la ortografía, los agujeros en la historia…

Ahora que sé que estáis pensando que no vamos a ser capaces de acabarlo en un año, es cuando os cuento que nos hemos propuesto como objetivo tenerlo colgado en formato digital este próximo fin de semana. No me miréis con esa cara, ya sabéis que aquí estamos cuerdos, de atar.

Anuncios