Cero de interés

hang

Estamos de enhorabuena en Cuerdos de Atar, cual si fuéramos un equipo de fútbol de lo más profesional y endeudado con las arcas públicas,  aprovechamos el verano para realizar sonoros fichajes. El primero es Marta Martinez, @cerodeinteres, una periodista catalana que tendrá una sección fija que pronto desvelaremos.

De Marta esperamos que de un toque fresco y de calidad a este blog. Ella, que ya tiene su propia web Cero de Interés  donde podéis leerla además de en  Contra-Escritura (de la cual también e responsable de contenidos) , se presenta a sí  misma de esta forma:

Quiso el azar genético unir los cromosomas X de su padre y su madre y que naciera con cita previa el segundo jueves de abril de 1985. Creció con normalidad hasta el metro sesenta y la obsesión por la escritura y la política la obligaron a estudiar periodismo.

Consiguió fotografiar en tres ruedas de prensa distanciadas en fondo, lugar y forma pero unidas por una convocatoria a las doce de la mañana. Le robaron la bici mientras redactaba noticias de fin de semana cuando aún eran noticia los muertos en Irak. Repartió ejemplares de un periódico universitario con un carrito de la compra y, de paso, aprendía que las historias cercanas y pequeñas suelen ser las más importantes y grandes. Cambió una pulserita de todo incluido en la Riviera Maya por un Bosnia-Herzegovina en furgoneta desde Barcelona. Algún tiempo tiempo después, fue creadora de días de treinta y seis horas y coleccionista de pseudónimos en una editorial.

Hoy da rienda suelta a su alma de tertuliana desde la coordinación de la sección de opinión de ContraEscritura y pierde el sentido en la elaboración de su tesis doctoral sobre ética y fotoperiodismo.

Entre sus vicios confesables están la Alemania nazi, el (buen) cine francés y escribir con rotulador en las paredes de su casa. Gasta su dinero en libros y viajes.

Sus opiniones son suyas, es una persona muy humana y, para colmo,  nunca ha colgado la foto de un gintonic en Instagram.

Un interesante fichaje para los Cuerdos… que no será el único.

Anuncios