Problemática Social

 

Esta historia no transcurre en los tiempos de hambre y estraperlo en Sevilla de los que hablaban mis abuelos cuando contaban historias sobre la posguerra (una palabra que siempre me ha parecido que les servía para no tener que pronunciar “dictadura”, al igual que nosotros utilizamos “transición” para no tener que decir “impunidad”).  Esta historia ocurrió en 2013, en el día de la banderita de la Cruz Roja, ese día en que los famosos salen a la calle con una hucha en la mano y una cámara de televisión por detrás.

En la televisión de un albergue para indigentes, Pietr veía borrosos al Principe de Asturias  y a su mujer participar en la ceremonia de la banderita, puesto que, como es sabido, los príncipes son muy de banderitas. Delante del televisor se apagó la luz y el cuerpo de Pietr en un intento enorme de coger aire para respirar. Su cuerpo desnutrido de 23 años y 30 kilos no aguantó más. Acababa de salir del hospital donde la habían tratado de desnutrición y deshidratación con un diagnóstico tras el alta que decía:  “Problemática Social”

Nunca un diagnóstico fue tan cruel, ni tan certero.

Y es que como dicen estos dos médicos argentinos, entrevistados a finales de los 90 en “Memoria del Saqueo”, el documental sobre el corralito (que es la palabra que pronunciamos en Europa para no tener que pronunciar “expolio argentino”:

<<La desnutrición es una enfermedad socioeconómica y cultural que se cura poniendo a trabajar a todos los factores de la nación.>>

Anuncios