El infierno español y el infierno alemán

La historia que vais a leer a continuación podéiss considerarla una fábula, o una parábola, o incluso una metáfora. sin embargo, es una historia que se cuenta en España, donde al narrarla, dicen que van a contar un chiste:

La muerte sorprendió a dos hombres a la vez y, al mismo tiempo, llegaron a las puertas del infierno. El demonio de la entrada les recibió explicando:

– Pueden escoger ustedes entre los dos tipos de infierno que tenemos: el alemán o el español.

– ¿En qué se diferencian? –  preguntó uno de ellos.

– Pues verá – respondió el demonio – en el infierno alemán, cada día, a las seis de la mañana en punto, llega un operario con una carretilla llena de mierda y una pala. Y usted se debe comer una palada de mierda.

– ¿Y en el español? –  preguntan los recién muertos.

–  En el español, cada día, a las seis de la mañana en punto, llega un operario con una carretilla llena de mierda y una pala. Y usted se debe comer dos paladas de mierda. ¿Qué eligen?.

Uno de ellos escogió el infierno alemán, claramente, mejor una palada que dos. El otro se siente patriota y se fue al infierno español, a ver qué pasa.

Pasa el tiempo y se vuelven a ver un mes después….

– ¿Cómo te va por el infierno alemán? –  dice el que se había quedado en el infierno español.

– Un horror – contesta -. Cada día, a las seis de la mañana en punto, viene el operario. Como un reloj, llena la pala hasta los bordes y se queda vigilando hasta que me la acabo toda. Un drama. ¿Y tú? Tú debes estar fatal, al ser dos paladas en tu caso….

– Pues mira – dice el otro -, estoy de genial. Primero que venga el operario, que la mayoría de días falla, y luego, el día que llega, cuando no se ha dejado la carretilla, no hay pala, y cuando hay pala, no hay mierda.

Anuncios