El precio de las cosas

gracia

En la primera semana de las rebajas, en el escaparate de Louis Vuitton del Paséo de Gracia hay accesorios y bolsos de mujer desde 500€ muy brillantes para llamar a atención de las turistas rusas.

Un poco más abajo, a la altura de escaparate de Lacoste, donde precios parecidos cuelgan de los polos de hombre, unos municipales en moto se ríen de los manteros, haciéndoles que les persiguen para que tengan que levantar sus puestos y volver al rato. Los manteros tiran de unas cuerdas atadas a los cuatro bordes de sus sábanas para convertir en un milisegundo su mercancía en un hatillo. Entre esa mercancía, accesorios para mujer falsificados, hechos en fábricas chinas, probablemente por los mismos trabajadores y al mismo salario que las que vende en Louis Vuitton.

Supongo que en un mundo que no estuviera fel revés la policía entraría en redada en la tienda del Paseó de Gracia por vender a precios sin escrúpulos y con servicio de devolución de impuestos para los turistas rusos. Pero en este, un mundo un poco patas arriba, persigue a quien muestra el verdadero precio de las cosas, que realmente, no es algo que importe.

Anuncios