FÁBULA DE LOS TRES TEMAS

 

Erase una vez una cumbre en la que estaban reunidos La Muerte, La Guerra y El Amor, muy preocupados porque su liderazgo estaba en cuestión. La Guerra era la más preocupada, la culpa la tienen esos profesores de talleres de escritura relamidos que dicen que hay que buscar nuevos temas para la narrativa ¿Qué sabrán esos posmodernos? Yo siempre he sido el tema de los temas. Todo el mundo me teme, soy el conflicto supremo, armado, internacional. El Amor no le hacía mucho caso, miraba las musarañas suspirando despreocupado. La Muerte respondió: Yo soy inevitable, pero mira, la gente ha dejado de temer encontrarse conmigo, temen más a mi hermana pequeña, La Vejez. Luchan contra ella con todas sus fuerzas y pronto me superará en los conflictos internos de los personajes. La culpa es de las empresas de cosmética y de esos rockeros jóvenes con ganas de dejar un bonito cadáver, no debí habérmelos cargado. ¿Y tú qué dices Amor? ¿No te preocupa este tema? El Amor respondió: No me preocupa, yo soy el amor, al que más temen, el que aglutina todos sus miedos, aparezco en cada una de sus inseguridades, no me pueden vencer.

Anuncios